Clappy

Clappy se mostraba muy inquieto maullando en exceso en determinados momentos del día y no paraba de demandar la atención de sus humanos desde que se mudaron de vivienda y cambiaron sus horarios de trabajo. Solicitaron mi ayuda porque no sabían qué hacer para que Clappy volviese a ser el gato equilibrado de siempre.

Deja un comentario