Copito

El cambio de horarios de su humana, una reciente mudanza y un deficiente reparto del territorio con la otra gata del hogar, provocaron en Copito un trastorno de anorexia y maullidos excesivos reclamando la atención de sus humanos las 24 horas del día.

Deja un comentario