El duelo en el gato

Ayuda a tu gato en el proceso de duelo

El duelo no es exclusivo de las personas. Los gatos también viven un proceso de duelo cuando se produce la pérdida de un compañero.

Por lo tanto, si tienes más de un gato, tarde o temprano tendrás que enfrentarte a esa situación.

El duelo en el gato es un asunto que debes tener en cuenta para saber cómo actuar cuando ello ocurra.

Puede resultar curioso que un ser como el gato, cazador solitario y territorial, pueda sentir dolor emocional cuando ha perdido a un compañero.

Sin embargo, sabemos que los gatos son animales con conducta social flexible y capaces de vivir en grupo y desarrollar lazos afectivos con algunos de sus congéneres.

Es muy difícil saber hasta qué punto puede afectar al gato superviviente la muerte de su compañero, pero lo que sí podemos afirmar es que puede provocar cambios de comportamiento en él.

¿Cuáles son los signos de duelo que puede mostrar el gato?

  • Algunos pueden presentar síntomas parecidos a la depresión como pérdida del apetito, falta de interés por el entorno, apatía.
  • Vocalizaciones y búsqueda del compañero desaparecido.
  • E incluso pueden observarse cambios de conducta como el aumento de las horas de sueño, mostrarse huraños o presentar conductas agresivas hacia las personas de la familia u otros animales del hogar.
  • Hay gatos que, por el contrario, se muestran más relajados y alegres.

Los cambios que se observan en el gato superviviente no solo se dan en aquellos que han perdido a un compañero con el que se llevaban muy bien, sino también cuando se trata de otro gato con el que había conflicto.

Los gatos se comunican entre ellos y con otras especies a través de su lenguaje corporal, de manera que también observan y conocen el lenguaje corporal de las personas con las que conviven.

Por lo que no es extraño que perciban las emociones negativas y tristeza que sufre el propietario por la muerte de su querido compañero felino.

Esta circunstancia, sumada a los cambios que se producen en el entorno llevan al gato a padecer estrés. El gato puede mostrarse nervioso, e incluso asustado, porque algo en el ambiente no marcha como es habitual.

¿Cómo puedes ayudar a tu gato en su proceso de duelo?

Aunque tu propio dolor te resulte difícil de soportar y te sea muy pesado continuar con la vida cotidiana, piensa que puede ayudarte centrarte en tu otro gato si también lo está pasando mal.

Para hacerle más llevadero el duelo, sigue los siguientes consejos:

  • Evita los cambios en el entorno. Si los cambios siempre son una fuente de estrés para los gatos por su necesidad de control del territorio, aún resultan más estresantes cuando el gato está en un momento emocional negativo.
  • Mantén sus rutinas de alimentación, de juego y de interacción afectiva.
  • Dedica más tiempo a las caricias y pasa tiempo con él para que se sienta acompañado.
  • Juega con él.
  • Ante la pérdida de apetito, debes animarle a comer estando a su lado. Dale la comida que más le guste. Puedes calentar un poquito para que le resulte más atractiva.
  • En el caso de que deje de comer, llévalo a la clínica veterinaria de manera urgente.

Al igual que otras especies, una parte importante del proceso de duelo en el gato consiste en dedicar un tiempo a oler y frotar su cuerpo contra el del gato muerto. (GEMFE, iCatCare)

Si es posible, muéstrale el cuerpo del gato fallecido o eutanasiado antes de proceder a su incineración.

¿Es conveniente adoptar otro gato para que no se encuentre solo?

En realidad, es contraproducente incorporar a un nuevo individuo al hogar cuando el gato residente está en un estado emocional negativo.

Un nuevo “intruso” en el territorio puede sumar más estrés y angustia a la que ya está sometido.

Lo conveniente es esperar a que el gato supere el proceso de duelo, aproximadamente 6 meses, antes de plantearse si es oportuno o no darle un compañero.

Si a pesar de poner en prácticas los consejos indicados, tu gato no mejora a lo largo del tiempo o empeora, debes ponerte en contacto inmediatamente con un especialista en comportamiento para que os ayude a superar el proceso.

¿Os encontráis tú y tu gato pasando por este momento y necesitáis ayuda? Ponte en contacto conmigo y os acompañaré en el proceso. ¿Hablamos?

 

 

 

2 comentarios en «El duelo en el gato»

  1. Mi gato Martín (14 años) falleció hace nueve días, tenía cáncer, y un tumor de cinco cm en el hígado. Mi otro gato Tristán (7 años) lo olfateó antes de enterrarlo, estuvo muy cariñoso al día siguiente, pero por la noche no llegó. Es un gato outdoor, pero no es normal en su actuar desaparecer así, siempre llega temprano a dormir por la noche. Pasaron tres días, avisé a la Municipalidad donde vivo, a los vecinos, pero no lo encontrábamos. La vecina llamó una mañana porque lo encontró en una habitación vacía de su casa. Fui corriendo a buscarlo, tiritaba y su maullido era distinto. Tenía mucha hambre y sed.

    Ahora, mira solo por la ventana y no quiere salir, se asusta por los ruidos fuertes, pero el ánimo le ha mejorado. El primer día del regreso solo dormía, comía y tomaba mucha agua. Lo hacemos jugar mucho, y le damos mucho cariño. Creo que de verdad está en duelo, nunca había visto algo así, Martín le doblaba en edad, quizás lo consideraba como un padre, eso sí, siempre se lavaban mutuamente y también tenían sus riñas.

    Esta semana lo llevaré al veterinario para realizarle los exámenes pertinentes, no quise enseguida, ya que lo vi bien, no estaba deshidratado, y no quería estresarlo más de la cuenta.

    Lo que me llamó la atención de todo esto: fue a esconderse a la casa vecina, dónde vive una gata llamada Naomi, Tristán siempre peleaba con ella, pero esta vez ella no hizo nada, ni siquiera avisó a sus amos que había otro gato en la pieza.

    Aún sigo aprendiendo de la conducta felina, quería compartir mi historia con ustedes, quizás sirva como caso de estudio para seguir aprendiendo.

    Muchas gracias por este espacio.

    Responder
    • Hola Evelyn, lamento mucho la pérdida de Martín.
      Tristán está en duelo y puede llevarle hasta 6 meses superarlo. Ambos gatos eran compañeros y se acicalaban mutuamente lo cual indica que tenían una relación afectiva.
      Es muy interesante la reacción de la gata de la vecina… está claro que percibió que Tristán no estaba bien y le respetó. Muchas gracias por compartir tu experiencia.
      Espero que Tristán y tú os ayudéis mutuamente en el duelo.
      ¡Un fuerte abrazo!

      Responder

Deja un comentario