El gato y su territorio

El territorio del gato

El territorio es lo más importante en la vida de un gato.

Garantizar su propia supervivencia depende del control del entorno y de sus recursos.

A pesar de que llevan conviviendo con la especie humana y en sus hogares desde hace miles de años, los gatos mantienen muy arraigados instintos y conductas de su ancestro salvaje, por lo que los gatos domésticos muestran los mismos comportamientos que los gatos en libertad.

Uno de esos instintos es la defensa del territorio ante extraños de su misma especie.

Para los felinos el territorio se extiende más allá del propio hogar. Viven en un espacio figurado circular, repartido en 3 áreas o zonas.

Clasificación desde la parte más externa hacia el epicentro:

  • Zona de Defensa.
  • Zona de Actividad.
  • Zona de Seguridad.

El gato y su territorio

Zona de Defensa

Es el área más externa del territorio dentro de la cual se haya la distancia de pelea. Si la línea de esta zona es traspasada por un individuo de su especie ajeno al territorio, el gato desplegará todas sus armas para disuadirlo.

Generalmente el felino advierte al extraño para que no se adentre en su territorio mediante señales visuales corporales y vocalizaciones para evitar la pelea.

El gato propietario se acercará al contrario mirándolo directamente, mostrando los dientes y emitiendo sonidos y bufidos. En el caso de que el gato invasor no se retire, puede comenzar la lucha.

Zona de Actividad

Esta es la parte del territorio compartido en el que el gato interacciona con los otros animales y humanos del hogar. Es el espacio donde come, bebe, tiene sus bandejas de arena, juega/caza y tienen lugar las muestras afiliativas.

El gato es un animal de naturaleza solitaria, sin embargo, sabemos que pueden desarrollar relaciones afiliativas y vivir en grupo de manera pacífica siempre y cuando haya suficiente alimento, de manera que no sea necesario competir por los recursos.

En la zona de actividad, los recursos básicos deben cubrir las necesidades de todos los gatos del hogar, de manera que haya un recurso por gato más uno. Los recursos deben estar bien distribuidos por todo el espacio del hogar.

Zona de Seguridad

El gato necesita privacidad y sus momentos de descanso después de un día duro de juegos y caza. También necesita esconderse en determinados momentos en los que se siente inseguro o en peligro, por ejemplo, cuando llegan visitas o alguna persona extraña a reparar o instalar algo en la vivienda.

La zona de seguridad debe ser un lugar en el que no pueda ser molestado por personas u otros animales. Debe disponer de un escondite y espacios en altura desde donde poder controlar lo que ocurre “sin ser visto”.

En este sentido siempre me viene a la mente la imagen del gran felino salvaje descansando en la rama de un árbol y a su vez con un control absoluto del entorno.

Gato observa desde lo alto. El gato y su territorio
Gato controlando el territorio.

Teniendo en cuenta la existencia de estas zonas y como los gatos viven el entorno, es decir, pensando como un gato, sabemos que la distribución de los recursos es fundamental para que  puedan sentirse seguros y cómodos.

Los gatos realizan dentro de su territorio distintos tipos de marcaje para delimitarlo y dejar constancia de a quien pertenece. Estas marcas son visuales como el rascado y olfativas mediante las feromonas que depositan en muebles y objetos del hogar. En otros casos también marcan con orina.

Cuando incorporamos al primer compañero felino al hogar o un nuevo gato a un hogar donde ya hay otros felinos, debemos recordar cuan valioso es el territorio para prevenir problemas de comportamiento en el futuro.

Una de las causas de estrés es la falta del control del territorio. Por un lado, un entorno deficiente en el que no se le facilita al gato una rutina ni previsibilidad y, por otro, la escasez y mala distribución de los recursos básicos hacen que el gato no sepa en ningún momento qué va a ocurrir y le provoque un gran malestar, aburrimiento, frustración e incluso miedo.

En Ballester Etología Felina te asesoramos a la hora de preparar o perfeccionar el territorio de tu gato felinizando su ambiente. ¿Hablamos?

Deja un comentario