¿Qué es la Etología?

Definición y significado de etología

La etología es la ciencia que estudia el comportamiento de los animales en su entorno natural.

La etología clínica es una especialidad dentro de la medicina veterinaria que tiene como objetivos principales el diagnóstico, tratamiento y prevención de los problemas de comportamiento de los animales domésticos.

En el caso de los felinos, se trata de la observación y aprendizaje de sus conductas específicas como especie para proveerles de un entorno y recursos que satisfagan todas sus necesidades. Lo que llamamos en etología, enriquecimiento ambiental.

Gatitos en un albergue. Etología
Gatitos en un albergue. (Foto: Menchu Photography).

Podemos clasificar el comportamiento en dos tipos

  • Comportamientos naturales de la especie como el arañado/rascado o el marcaje con orina para delimitar territorio que pueden convertirse en un problema cuando se realizan en lugares inadecuados como sofás, muebles, alfombras, edredones, marcos de las puertas, etc.
  • Comportamientos no naturales y por ende patológicos, como la agresividad hacia las personas y u otros animales y las estereotipias o conductas compulsivas (acicalado excesivo, deambulación, vocalización excesiva, pica, etc.) que se producen en situaciones determinadas como respuesta a un estímulo concreto.

La etología clínica es de suma importancia para el bienestar de los gatos, en este caso, y para la convivencia feliz y duradera con sus familias humanas y no humanas, ya que muchos gatos son abandonados o eutanasiados por problemas de comportamiento que tienen solución.

Entender qué necesita tu gato, manejar las situaciones de manera correcta, proveerle de los recursos básicos y garantizar una atención sanitaria periódica asegurará el bienestar general de tu compañero felino.

A las personas que nos dedicamos al comportamiento felino también se nos llama psicólogas, terapeutas conductuales o educadoras felinas. Lo que hacemos es observar y escuchar con el alma y la mirada a los gatos, estudiar su entorno físico y social para entender qué les preocupa, les molesta o les asusta para poder ayudarles.

Mi compromiso personal es la protección de los gatos, especialmente la de los más vulnerables. Aquellos que llevan años abandonados y olvidados en las jaulas de un albergue y los callejeros que luchan por sobrevivir en un entorno que no les entiende. Mi agradecimiento y apoyo a las buenas personas que cada día, pase lo que pase, velan por ellos.

La divulgación de sus conductas, la empatía y el respeto son el motor que mueve mi vida. Por ellos y para ellos.

Deja un comentario