Runa

Runa era una cachorrita callejera sin socializar cuando la adoptaron. La pérdida de un compañero gatuno, la llegada de otra gata, una mudanza, etc. fomentaron la inseguridad de Runa. Siempre en estado de vigilancia, se asustaba y salía corriendo a esconderse cuando sus humanos pasaban cerca de ella. Tampoco toleraba la caricias ni ningún tipo de manipulación.

Deja un comentario